Conoce las 10 mejores películas de la última década

El staff de críticos del portal Indiewire seleccionó las 100 mejores películas del 2010 a la fecha. Algunas de ellas son bastantes conocidas, pero otras no tanto. La selección de películas la encabeza Luz de luna, la cinta de Barry Jenkins que en 2017 ganó el Óscar a Mejor Película.

Filmada en Liberty City, la película aborda la temática LGBTI a través de la historia de crecimiento de Chiron, un joven afroamericano y gay.

La película explora la difícil situación de un joven negro en tres épocas, buscando su lugar en el mundo mientras lucha con su identidad sexual bajo las cargas de la clase y una familia rota

En el segundo lugar le sigue Under the Skin de 2013, dirigida por Jonathan Glazer con Scarlett Johansson como una alienígena en el cuerpo de una mujer que mientras deambula por Escocia, toma como presas a los hombres.

Así va la premisa básica de la obra maestra de Jonathan Glazer, Under the Skin, una experiencia inclasificable. ¿Es horror? ¿Es ciencia ficción? Al igual que su ET homicida, siempre está en proceso de cambio

En el tercer puesto se encuentra Copia certificada de 2010, del director iraní Abbas Kiarostami. La historia de amor entre un escritor inglés, interpretado por William Shimell, y una galerista francesa, encarnada por Juliette Binoche, le dio a la actriz la Palma de Mejor Interpretación Femenina en el Festival de Cannes de ese año.

El acto de matar es la cuarta, del año 2012:

En los últimos 10 años, importante se convirtió en el adjetivo más mal usado que tenemos para describir las artes. Una y otra vez, la palabra se ha usado para convencer a la gente de que una película en particular podría tener una urgencia moral, que es buena para ellos y quizás incluso para la humanidad en general. La mayoría de las películas que se llamaban esa palabra no lo merecían, y la mayoría de las películas que lo merecían no contaban con un arte digno de su virtud. Pero luego estaba el díptico de Joshua Oppenheimer de The Act of Killing y The Look of Silence, dos documentales que invocan reflexivamente la palabra ‘importante’ y, al mismo tiempo, la hacen irremediablemente, devastadoramente inadecuada. Estas películas sobre el legado del genocidio indonesio de 1965-66 resuenan no solo porque son importantes, sino también por la forma en que el oficio de Oppenheimer activa esa importancia.

En el quinto peldaño, está Inside Llewyn Davis de 2013:

los hermanos Coen siempre han sobresalido en la creación de perdedores que aman intensamente, criminales y monstruos (..) pero incluso para sus estándares, el homónimo Llewyn Davis es único en su clase. Basada en la vida carrera del cantante de folk Dave Van Ronk, el set de los años 60 Inside Llewyn Davis sigue a su personaje principal en el transcurso de una semana en su vida de maravilla. Si bien la semana en sí, completa con malos shows, peores sesiones de grabación, un coqueteo con la congelación y un delicioso gato atigrado de color naranja, es emblemática de la vida cotidiana de Llewyn, los Coen nunca pierden la noción del hecho de que esto es solo uno parte de su vida.

Holy Motors va al seis, de 2012:

A medida que Holy Motors continúa a través de la odisea de un día de Oscar, la película se convierte en una alegoría lírica para los ritmos irregulares de la vida misma. Considere el interludio de acordeón, cuando Oscar recorre algunos pasillos cavernosos mientras un ejército de músicos lo siguen a través de una actuación apasionada. La secuencia es una declaración poderosa en sus propios términos, que incorpora toda la fragilidad emocional de lo que significa comprometerse en una búsqueda de autoexpresión y comprender cada posible hilo que se presente. Se podría decir lo mismo de la película en su conjunto.

Al séptimo lugar llega Carol de 2015,

traído a la vida por el cuidadoso genio del guión de Phyllis Nagy, el brillo suave de la cinematografía de 16 mm de Ed Lachmann y dos de las actuaciones más extraordinarias jamás comprometidas con el celuloide (que no es barrer al viejo Harge bajo la alfombra a la que pertenece), Haynes Carol es más que solo un melodrama profundo sobre un enamoramiento mutuo durante un tiempo represivo.

Después tenemos The Master al puesto ocho, de 2012.

Cada película de Paul Thomas Anderson es un motivo de celebración, y en las tres décadas de su carrera, ha producido algunas de las obras definitorias de la época. Pero The Master logró una rara síntesis de los diferentes modos de la PTA: combina las intimidadas y excéntricas intimidades de la búsqueda del alma en Punch-Drunk Love con las preguntas históricas en expansión de There Will Be Blood para crear una perspicacia en la fracturada identidad del país. Como un drama enigmático sobre las raíces de la cienciología, es una ventana extraordinaria al proceso a través del cual el comportamiento de los cultos puede abrirse camino hacia una mente frágil.

El noveno puesto es para Mad Max: Furia en el camino de 2015

una película de acción ininterrumpida y casi sin palabras que arrasa las reglas del cine de estudio, encontró a George Miller continuando en riff en los tropos occidentales, y regresó al desierto por una historia que sustituyó a las ruedas por los caballos y los supervivientes del pozo. Apocalipsis uno contra el otro en un desierto hostil envenenado por radiación y con pocos recursos. Esta vez, Tom Hardy interpreta a Road Warrior, pero es un Imperator Furious y su camarilla de novias de guerra que realmente están al volante. Conduciendo para reclamar su humanidad.

Finalmente Lady Bird de 2017 queda en el décimo lugar

un cuento satisfactorio y afilado de la mayoría de edad que se basa en el género con su propio ingenio y locura: no todas las películas centradas en los adolescentes pueden terminar con su protagonista lanzándose de un vehículo en movimiento y armando una secuencia final empapada de lágrimas con igual aplomo. La película fue un clásico instantáneo en el momento en que llegó a la gran pantalla, que estableció a Greta Gerwig, el tipo de talento al que a menudo se hace referencia como generacional en su impacto, como el próximo gran cineasta estadounidense, y que fue simplemente la guinda del incómodo banquete de Acción de Gracias que es Lady Bird y la vida que crea.

La lista también destaca en el puesto número 68 el filme Jackie, del director chileno Pablo Larraín. Estrenada en 2016 en el Festival de Cine de Venecia donde fue galardonada en la categoría Mejor Guión, la cinta narra la historia de Jacqueline Kennedy, interpretada por Natalie Portman, como primera dama de la Casa Blanca inmediatamente después de la muerte de su esposo, el presidente John F. Kennedy.

La película de Larraín cambia cuidadosamente entre el pasado y el presente, brindando miradas ricas y, a menudo, inesperadas dentro de la vida y la psique de Jackie durante uno de los peores momentos de su vida, y de la del país. Aquí no hay notas de gracia, no hay redención, no hay sensación de que todo vaya a estar bien al final, pero tal honestidad se adapta a lo que realmente sucedió, y si bien la película puede tomar algunas libertades consigue las emociones exactamente correctas.

El listado completo lo encuentras aquí.

Back to Top

Abrir chat
VENTAS PYMES